Buscar

Gracias 33





Hoy agradezco por este tiempo de batallas, he salido invicta después de todo, con muchas cicatrices que me recordaran este tiempo en el camino y con la decisión clara de no volver a caer en la trampa, esa trampa que yo misma he creado desde mis pensamientos.



Despido mis 33 años con agradecimiento, diciéndole a todos los adversarios externos y a los internos: que los reconozco, hoy puedo nombrarlos y reconocer cuando llega mi discurso interno, así como a Doña Marina, esa Voz interna que me sacaba de mi propósito, ¡claro que la nombre! para que me sea mas fácil reconocerla cuando llegue, hoy cada vez que me habla y en el discurso me provoca de nuevo para caer, rendirme, procrastinar… yo le digo con determinación: “gracias doña Marina, ya la escuche y se que estas ahí, en este preciso momento estoy ocupada y no puedo prestarte atención”, y si que te doy las gracias, porque al nombrarte y reconocerte he podido poner atención en mi vida y estar cada vez un poco más presente.

Te Agradezco gran Maestro Herpes Álvaro, caminamos mucho tiempo juntos, con dos grandes caídas para mis días, hoy reconozco que eres muy fuerte, ¡pero sabes algo!, yo soy más fuerte y acá estoy, aun recuperándome de algunas secuelas que dejo este encuentro, secuelas que me hacen recordarte, pero así cómo a Doña Marina, también te digo: “Herpes Alvaro, te reconozco, cedí mi cuerpo para el encuentro, pensé que me dominabas, ese pensar se convirtió en la semilla que me hizo poner el cuerpo para manifestarlo, agradezco todas las memorias que trajiste a mi vida, ya las reconocí, ya las integre y ahora, yo soy quien decide no caminar más con tus historias, así que te reconozco, se que estuviste en mi vida, pero hoy soy yo quien te recuerda que este cuerpo es mío, me dejaste una gran lección esa que me alejo un poco mas del juicio, mi corazón hoy es más compasivo conmigo y con los demás”

Gracias Soledad, tu me trajiste un gran regalo, el poder verme a mi y solo a mi; en ese transito tuve mucho miedo, miedo de mi, miedo de todo, miedo de vivir, miedo de reconocer quien en realidad soy, por todo esto te digo: gracias porque este encuentro me permitió retornar a mi, ir al vacío, ese donde se encuentra con claridad las infinitas posibilidades, no puedo negarlo: dude muchas veces de mi, me sostuvo el aliento divino cuando creí desfallecer, ese aliento que se hizo medicina de muchas formas en mis días.

Agradezco la fuerza de mi corazón, la fuerza de mi propósito, misión y voluntad, cierro en gratitud este nuevo ciclo de 13 años, aceptando con amor cada aprendizaje, grande y pequeño, ahora todo tiene mayor sentido y luz para mi, he vuelvo a sonreír desde adentro, sin esconderme de mi misma, me he visto al espejo y he aceptado mi reflejo, hoy cierro este ciclo honrando mi vida, mi existencia, sin esperar nada del afuera como lo hice tanto tiempo, porque hoy yo soy quien celebra el estar viva, el respirar, el abrazar, el amar primero a mi, porque yo soy lo mas importante de mi vida.

Agradezco la paciencia y el amor de mis hijos, agradezco los entendiciertos que llegan con su presencia, agradezco a mi madre por sostener mi vida tantas veces, porque ella me recordó el coraje de caminar con el dolor sin sufrimiento, agradezco cada acuerdo álmico que me ha permitido estar aquí y ahora, te agradezco a ti que me lees y al leerme acompañas una puntada mas de mi vida y yo acompaño una puntada mas de la tuya.



20 visualizaciones0 comentarios